Official CIMMYT translation
Home

Problemas de la siembra: Preparación de la tierra y métodos de siembra

Síntomas primarios

Deficiente, irregular o con maleza suele ocurrir debido a la deficiente preparación de la tierra, las prácticas de siembra de baja calidad (demasiado o poco profundo) y / o demoras en la siembra.

Confirme el problema verificando las tablas abajo.

Resumen

Causas de la mala calidad de las camas de siembraDatos adicionales requeridos
Labranza cuando el suelo no tenía el contenido adecuado de humedad y se formaron terrones. Preguntar al agricultor sobre la cantidad de humedad que había en el suelo cuando preparó la tierra.
Labranza secundaria excesiva y lluvia después de la siembra, seguida de la desecación de la superficie, que provoca encostramiento. Preguntar al agricultor sobre la preparación de la tierra y las lluvias después de la siembra.
Se postergó demasiado la siembra después de la preparación de la tierra, lo cual dio la ventaja a la maleza. Preguntar sobre esto al agricultor.
Causas de la siembra deficienteDatos adicionales requeridos
Suelo duro o polvoriento y las semillas se colocaron a poca profundidad. Medir la profundidad de siembra (la distancia desde la semilla hasta la punta del coleoptilo de una planta normal). Si es < 5 cm, probablemente la siembra fue poco profunda. Preguntar al agricultor sobre las condiciones durante la siembra.
Dispositivo de siembra ajustado incorrectamente dio por resultado profundidad inadecuada. Medir la profundidad de siembra. Preguntar al agricultor cómo efectuó la siembra.
El suelo estaba aterronado y, por lo tanto, el contacto entre la semilla y el suelo fue deficiente y la profundidad de siembra resultó variable. Preguntar al agricultor si había terrones en la siembra y sobre el tipo de labranza que hizo.
La siembra fue apresurada o descuidada o se bloqueó el implemento de siembra. Preguntar si se contrataron jornaleros para la siembra, o si ésta fue apresurada a causa del tiempo requerido para otras tareas. Examinar el implemento de siembra.

Hay tres tipos de problemas que surgen durante la siembra:

  1. La tierra tal vez no haya sido preparada adecuadamente, de tal modo que hay terrones o encostramiento que impiden sembrar a una profundidad uniforme o, incluso, obstaculizan la germinación.
  2. La preparación de la tierra quizá se haya realizado con demasiado tiempo antes de la siembra o no haya sido uniforme y, por consiguiente, la maleza tiene una ventaja sobre el cultivo.
  3. Las semillas son colocadas a una profundidad inadecuada.

Los objetivos primarios de la preparación de la tierra consisten en crear una estructura del suelo favorable para el desarrollo del cultivo, incorporar los residuos y combatir malezas y enfermedades. En muchas zonas, la estructura del suelo permite un buen desarrollo del cultivo sin necesidad de labranza, siempre que la maleza se controle con otros métodos. Los residuos se pueden dejar en la superficie del suelo si no impiden las operaciones de campo.

Un buen método de siembra es aquel que permite colocar la semilla a la profundidad correcta y proporciona un buen contacto entre la semilla y el suelo. La profundidad correcta es suficientemente honda para que la semilla absorba el agua, esté protegida de la desecación y los pájaros y no germine con lluvias ligeras, pero no tan honda que la plántula no pueda alcanzar la superficie antes de agotar sus reservas de alimentos o ser atacada por insectos o enfermedades del suelo. La profundidad de siembra adecuada para el maíz de tierras tropicales bajas es en general de unos 5 a 7 cm, pero puede ser de hasta 10 cm cuando la semilla es grande y sana. Si siembran para aprovechar la humedad residual, en especial en las zonas altas, los agricultores pueden colocar la semilla a profundidades de 20 cm. No obstante, se requieren variedades especializadas cuando se siembra a esa profundidad y se cubre por completo la semilla. Si la semilla se siembra en suelo desnudo y seco en zonas cálidas, la profundidad debe ser de unos 10 cm para evitar el daño por altas temperaturas.

¿Es un problema la preparación de la cama de siembra o el método de siembra?

Comprobación: mediciones.

Averiguar si la densidad o la distribución de las plantas es un problema (Ver densidad y distribución de las plantas)

Comprobación: observaciones.

Nota: Estas observaciones deben efectuarse poco después de la emergencia, cuando el maíz está en las etapas V1-V2.

  1. Examinar el campo. ¿Es uniforme la emergencia? Si no es así, desenterrar las semillas en las partes en donde es deficiente la emergencia. Usar la Clave 1" para interpretar lo que se encuentra. Si las semillas han germinado, medir la longitud del mesocotilo tanto en las partes donde han emergido las plantas como donde éstas aún no han aparecido. Si las longitudes difieren en más de 3 ó 4 cm, entonces la profundidad de siembra fue muy diferente en distintas partes del campo.
  2. Caminar a través del campo. ¿Hay plántulas arrancadas del suelo y comidas? Buscar indicios de que ha habido pájaros o roedores en la zona. Si las semillas han sido arrancadas, la profundidad de siembra tal vez haya sido insuficiente o no se afirmó adecuadamente el suelo sobre la semilla.
  3. Examinar el campo. ¿Hay plántulas de maleza más grandes que el cultivo? Si es así, no fue adecuado el control de maleza proporcionado por la preparación de la tierra, o probablemente se sembró el cultivo demasiado tiempo después de preparado el campo. Otra posibilidad es que la preparación no fue cuidadosa y sólo se enterró la maleza en lugar de matarla.
  4. ¿Es uniforme el espaciamiento? Las sembradoras mecánicas pueden bloquearse y dejar espacios sin semilla o con exceso de semillas.
  5. Examinar el campo y observar el tamaño de los terrones que quedaron después de la labranza. Una cama de siembra con muchos terrones de más de 6 cm de diámetro puede causar variabilidad en la profundidad de la siembra, contacto deficiente entre la semilla y el suelo y obstáculos físicos para la emergencia.
  6. Ver si hay encostramiento; si acaba de llover, tal vez no sea posible verlo. Desenterrar las plantas en las partes donde ha sido mala la germinación y buscar plántulas pálidas y retorcidas que no pudieron penetrar el encostramiento. Buscar una capa de limo en la superficie del suelo.

Posibles soluciones: baja calidad de las camas de siembra

Nota: A menudo el agricultor no es dueño del equipo usado para preparar la tierra y no puede especificar con exactitud cuándo efectuará la labranza. Hay que considerar esta limitación al buscar soluciones.

  • Para reducir los terrones: establecer pautas sobre cuándo se debe trabajar la tierra, basadas en el contenido de humedad del suelo (Cuadro 4, abajo). Usar la labranza secundaria para disminuir eltamaño de los terrones.
  • Para reducir el encostramiento: disminuir el número de operaciones de labranza secundaria y dejar algunos residuos en la capa superior del suelo. Otra solución es hacer una labranza superficial y ligera para romper el encostramiento, después de la siembra pero antes de la emergencia del cultivo.
  • Usar labranza mínima o cero para reducir los problemas causados por la preparación de la tierra.

Posibles soluciones: siembra deficiente

  • Cambiar o ajustar el implemento de siembra o la preparación de la tierra para obtener la profundidad adecuada.
  • Modificar la preparación de la tierra para reducir los terrones y mejorar el contacto entre semilla y suelo, o agregar una operación para afirmar el suelo sobre la semilla. Tener en cuenta que si el suelo es arcilloso y está mojado en el momento de la siembra (humedad disponible >50%), no se debe afirmar después de colocar la semilla, ya que tal vez la plántula no pueda emerger a través del encostramiento así producido.
  • Efectuar las operaciones de labranza cuando el suelo tiene la humedad adecuada (Cuadro 4).

Cuadro 4. Contenidos aproximados de humedad en el suelo que son apropiados para las distintas operaciones de labranza, de acuerdo con la textura del suelo. (Identifique la textura y estime la cantidad de humendad disponible en el suelo.)

Textura
Operaciones de labranza primaria
Operaciones de labranza secundaria
Franco arcilloso (fino) 25%
(cerca del punto de marchitamiento)
No más de un día después de la labranza primaria.
Franco (mediano) 25-40% No más de un día (o dos como máximo)
después de la labranza primaria.
Franco arenoso
(moderadamente grueso)*
25-60% 30-50%
Arenoso (grueso)* Up to 60% 30-50%

* En suelos arenosos, el paso del equipo cuando la humedad es inadecuada puede originar horizontes endurecidos a profundidades mayores que en suelos francos o arcillosos. Fuente: H. Muhtar, comunicación personal.

 
Automated Google translation

Registro


Creative Commons License
Maize Doctor / Doctor Maiz by CIMMYT, Int. is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5 Mexico License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.cimmyt.org.